Home » Salud » Déficit atencional: ¿Es realmente un problema o sólo una condición?
déficit atencional

Déficit atencional: ¿Es realmente un problema o sólo una condición?

Si eres de esas personas a las que les cuesta mucho concentrarse mientras realiza una actividad, o siente algún tipo de inquietud interna, o quizás eres muy desorganizada en tu vida diaria, es probable que sufras de déficit atencional. Probablemente lo has sufrido toda tu vida, pero nunca te lo diagnosticaron adecuadamente.

Este síndrome tiene un patrón muy persistente, que es la hiperactividad-impulsividad y/o desatención. Esta condición está presente durante toda la vida, pudiendo afectar a niños, adolescentes e incluso adultos de cualquier edad. Sumándose a esto, también existe el componente genético que puede predisponer a la persona a desarrollar déficit atencional.

¿Cómo se manifiesta el déficit atencional en adultos?

Las personas que sufren de déficit atencional pueden acomodarse muy bien a su entorno gracias a sus capacidades. No obstante tener un buen rendimiento les demanda mucha energía. Es por esta razón que puedes ver profesionales muy exitosos con edades de entre 30 y 40 años que viven realmente cansados, les cuesta conciliar el sueño, viven dispersos y el rendimiento cada vez es menor.

También les cuesta mantener la concentración, olvidan fácilmente las cosas y se distraen con mucha facilidad. Cuando esto pasa, comienzan a sentir que el resto de las personas son mejores y que pueden rendir más que ellos, lo que termina afectando también su autoestima.

Las personas con un carácter impulsivo o hiperactivo también deben estar atentos, pues estas condiciones están estrechamente relacionadas al déficit atencional. Como es el caso de las personas que viven apuradas, no pueden tolerar hacer una cola o simplemente no tienen la paciencia de esperar, aquellas personas que se desesperan con facilidad con la gente lenta o toman decisiones de una manera muy impulsiva.

¿Cuáles son los principales síntomas?

Por lo general los síntomas son los siguientes:

  • Hiperactividad e inquietud física.
  • Dificultad para mantener la atención en una actividad.
  • Dificultad para iniciar las tareas.
  • Impulsividad, decir las cosas sin pensarlas antes, no miden las consecuencias de sus actos.
  • Siempre dejan las cosas para después (procrastinación crónica).
  • Dificultad para culminar las tareas.
  • Pierden y olvidan cosas frecuentemente.
  • Mala administración de su tiempo.
  • No son buenos planificando y organizando.

Pero el déficit atencional no es de todo malo…

Tiene sus beneficios, las personas que sufren de déficit atencional tienen capacidades muy destacables, por ejemplo, son muy buenos a la hora de percibir cualquier tipo de información, son personas muy intuitivas, sensibles y pueden ser los mejores líderes. Además, son muy buenos conceptualizando, es decir, que con escaza información pueden abordar muy bien un tema. Son buenos psicólogos, doctores, vendedores, arquitectos y publicistas, ya que entienden las necesidades de los demás. Son capaces de plasmar las ideas de otros y pueden tener mucha empatía y percepción de los demás.

¿Cuándo debemos sospechar?

Hay algunos puntos clave que pueden llevarnos a pensar que una persona adulta puede sufrir de esta condición. Por ejemplo, aquellas personas que cuando estaban en el colegio su promedio fue medio-bajo o medio y, aun así, su puntuación en la prueba de selección universitaria alcanzó la excelencia y se convirtieron en grandes universitarios.

También puede darse el caso contrario, las personas que tuvieron muy buenos promedios en la escuela, pero al entrar a la universidad bajan su rendimiento o empiezan a repetir materias También cambian varias veces de carrera y de trabajo.

¿Cómo realizar un correcto diagnóstico?

El diagnóstico es clínico, es decir, debe ser realizado por un especialista, este investigará cuáles son los síntomas del paciente y cuál ha sido su historia. Además de esto, se le realizarán pruebas neuropsicológicas para detallar el perfil del funcionamiento cognitivo de la persona, esto con el motivo de tener un diagnóstico categórico y definitivo, debido a que la persona que sufre de esta condición la tendrá de por vida.

Es importante que esto sea realizado por un especialista, ya que existen patologías que pueden confundirse con esta condición. Por ejemplo la ansiedad, represión, demencia y obsesiones compulsivas, y sólo un neurólogo podrá hacer un diagnóstico correcto diferenciando el déficit atencional de otras condiciones.

¿Existe un tratamiento?

Claro, siempre debe ser tratado de lo contrario podría volverse más evidente y traer problemas en la vida diaria de la persona. La primera etapa del tratamiento consiste en hacerle entender a la familia y al paciente por qué ocurre esto, de esta manera podrán realizarse ciertos cambios que les ayuden a convivir mejor.

En cuanto al tratamiento farmacológico, este solo se receta cuando es realmente necesario y se hace tomando en cuenta el rendimiento y la calidad de vida de la persona. Algunas personas recurren por sí mismas a medicamentos riesgosos como Adderall que es riesgoso para la salud física y mental. Su consumo representa un peligro para la seguridad anímica de quien lo consumo.

Por eso, en lugar de recurrir a este remedio que se vende con receta médica, hay opciones naturales mucho más efectivas y seguras. La mejor del mercado es sin dudas BrainPlus IQ, un complemento realizado en base a la Fosfatidilserina, que mejora la memoria y aumenta la capacidad de concentración. Esta es la opción por la que debes volcarte para obtener resultados.

Acerca Cristiano Garay

Neurólogo con 5 años de experiencia y pasión por el organismo humano. En mi espacio en CONECTIVA hablo de todo lo relacionado con la salud en general. Para que todos puedan conocer las mejores prácticas para estar saludable en el diario vivir.

Ver también

Batidos Energizantes

Los Mejores Batidos y sus Beneficios

Son maravillosas opciones para desayuno, almuerzos o inclusivo como bocadillo a media mañana, hechos con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *